martes, 30 de agosto de 2011

RSC cimiento para consolidar nuestro Personal Branding

Ambos dos conceptos se basan en los mismos valores la coherencia y la honestidad, algo muy difícil de encontrar en el panorama empresarial actual en que nos movemos y que sólo unos muy pocos se atreven a mostrar la veracidad de estos principios y su real puesta en práctica. El Personal Branding es la creación de nuestro propio sello, nosotros y qué hacemos es lo que nos define y con esta carta nos presentamos a la sociedad. Creamos nuestro juego a través del cual aprendemos interna y externamente. Desarrollando nuevas fórmulas en las que la competencia no significa pisar a los demás, sino más bien unirnos para poder favorecer el avance social de un entorno que nos pertenece y en el que vivimos tod@s.

Antes cuando sólo existía el mundo 1.0 lo que se decía era lo que había, para poder despuntar como una marca personal al margen de las mal llamadas marcas, era necesario un grandísimo esfuerzo y sobre todo posición y dinero. Pero en estas llegó internet y con la red de redes llegaron sus ramificaciones, las redes sociales, en donde no prima el dinero ni el poder, sino muy al contrario la creatividad, la imaginación. Se puede copiar todo menos la mente creativa.

Cuando las estrategias que se utilizan para subir en el escalafón son útiles es bueno tenerlas siempre a mano, aunque tan bueno es también conocer cómo funcionan los nuevos campos en los que se desea mover y antes de empezar a derrochar griterío ver si tus herramientas que te sirvieron en el mundo 1.0 son ígualmente válidas en el mundo 2.0. Un mundo en el que la venta no se hace por imposición de grandes palabras, sino por exposición de experiencias que son las que hablarán de ti y de tu marca personal. Para poder conseguir buena reputación como marca personal ante todo se exige coherencia de principio a fin y sentido común.

El mundo 2.0 lo impone  y las empresas deseosas de entrar en este conglomerado de diálogos multibidireccionales están obligadas a más que nunca ampliar el radio y cobertura de sus parabólicas para poder atender como se merece al cliente o usuario que es el elemento último de una larga cadena en donde ahora más que nunca lo que importa es el proceso de unificar criterios para establecer prioridades y dar soluciones a problemas reales devenidos por la necesidades creadas.

El único camino viable para consolidar una Marca Personal es dar veracidad a través de la propia experiencia al servicio ofrecido, comprendiendo y asumiento los errores como propios y dando la cara llegado el momento, así se generarán fans que saben pueden confiar en una marca pues ésta se ha hecho gracias a la fidelidad y suma de miles y miles de fans, que obtienen del servicio o producto comprado justo la experiencia propuesta por "su marca".