martes, 15 de abril de 2014

Arquitectura sustentable, ¿es posible más beneficio, con menos espacio?


El Movimiento Casas Pequeñas o Tiny House, que se basa en varios pilares, ecología, tecnología, autoconstrucción, y el más incómodo desde mi punto de vista, vivir en un espacio que máximo puede ocupar 50m cuadrados. Salvo que uno viva sólo en su casa es díficil poder hacer una vida cómoda en un espacio no mayor de 50m cuadrados, y como las personas somos animales sociales que tendemos por naturaleza a vivir en pareja. El movimiento pretende realizar vidas sencillas y sobre todo ecónomicamente más rentables dado que los costes de construcción y mantenimiento de las casas actuales y debido al boom de la burbuja inmobialiaria se han disparado de manera considerable. Otro propósito de este movimiento es crear una sociedad más participativa y abierta en donde al poder ocupar espacios públicos nos veríamos obligados a generar lazos con nuestros vecinos y ser más colaboradores. 
          Sin embargo no sólo es un tema de espacio el problema mayor que a mi punto de vista suscita este  ti
          po de casas. Es el tema  de desagües o formas de evacuar los residuos producidos por las mismas, al
          ser muchas de ellas fácilmente transportables, ¿dónde quedan estos residuos?, ¿cómo hacen los habi-
          tantes para evacuarlos?. ¿Están las ciudades preparadas para estas casas?.

          Y volviendo al tema del espacio ¿es posible realizar vida, viviendo en pareja es un espacio pequeño?,
          por no hablar de si tienes familia, creo que la opción del espacio limitado es inviable. Las personas
          necesitamos lo que se llama espacio vital para realizar nuestro día a dia, y eso comprende algo más de
          50m cuadrados de hogar en donde vivir.    

          Este tipo de iniciativas son ideas brillantes si se tienen en cuenta todos los puntos y aunque es cierto
          cuanto más grande es una casa más costosa es, no es menos cierto que poder desarrollar una vida
          sana en cuanto a vivienda referida, se precisa algo más de espacio, igual no el doble pero si más. Ya
          que la concienciación ciudadana es una cuestión de educación y estilos de vida.

          La construcción ha de ser respetuosa con su entorno, para ello se han de tener en cuenta muchos fac
          tores, económicos, diseño, urbanismo, mantenimiento, longevidad, movilidad, y también espacio.

          Insisto la idea es buena, el producto (la vivienda) es bueno y totalmente necesario, pretende generar
          belleza, desde el momento de crear una sociedad abierta y colaborativa. Pero sería necesario seguir
          revisando algunos puntos, y el espacio es vital.



miércoles, 2 de abril de 2014

Arquitectura y los valores humanos en equipo



Todos tenemos la capacidad de crear, todos somos creativos y tenemos talento para sorprendernos de hasta dónde somos capaces de llegar. Y solemos llegar bastante más lejos de lo que la corta realidad en la que vivimos nos quiere dejar ver, pues nuestra imaginación junto a nuestro deseo de superación es mayor que la monótona cotidianeidad.

La arquitectura, un campo de juego donde desarrollar todas las acciones posibles encaminadas al objetivo, poniendo en uso la capacidad y talento creativo de un equipo escéptico y entusiasmado con la idea de aportar a su comunidad un bien hecho por ellos mismos, una granja. Sobre este campo de juego, bajo la tutela de dos líderes creativos se construye un auténtico espírittu de equipo en dónde se deja constancia en cada acción ejecutada la importancia y necesidad de colaboración para una perfecta armonía que lleva a la consecución del objetivo marcado. La construcción de una granja.

La arquitectura y el diseño de esta granja no sólo sirve como ejemplo de liderazgo creativo que deja en manos de los trabajadores la responsabilidad del éxito de este proyecto, sino que nuevamente deja constancia de la importancia y necesidad que tiene la sociedad de un nuevo modelo formativo en donde más que buscar resultados, se busquen y encuentren soluciones a las realidades en que vivimos. Es posible si la comunidad que se pone manos a la obra está enfocada en un mismo proyecto común.

Arquitectura social, comprometida y responsable con su comunidad y con su entorno social, caminando en pro de ser útil para todos aquellos que la requieran. Y arquitectos comprometidos con el fin social de su profesión y no réditos de famas pasajeras.

Es esta una filosofía del trabajo y del compromiso profesional, que no vendría nada mal trasladarla al enquistado y maloliente campo de la construcción de nuestro país. Urge pues un cambio radical de visión y acción en nuestra profesión, primero por nuestra propia supervivencia y después para seguir aportando bienestar a nuestra comunidad. Emily y Matthew con su ejemplo es mensaje que está transmitiendo es el maravilloso "querer es poder". ¿Queremos realmente?... vamos a ello.





miércoles, 12 de marzo de 2014

Arquitectura, girando hacia lo social

Soñar las ciudades utópicas, no sólo han sido sueños más o menos perfectos de arquitectos consagrados y de una creatividad y talento sin discusión. Tambíén a finales del siglo XX en nuestro país ha sido el sueño de una clase no tan creativa ni talentosa y si ansiada de obtener un rápido beneficio sin importar lo más mínimo sus consecuencias con el beneplácito de algunos consagrados profesionales del sector también amantes de la especulación a través del arte en una supuesta creación de Marca Personal que aondaba más en lo económico que en el servicio social del que nunca debió salir la profesión. Y del que ahora se recogen lodos sin cesar.

El devenir de la arquitectura tras siglos dedicada a satisfacer las utopías más o menos megalómanas de las cúpulas del poder, con exceso de dinero para gastar sin escrúpulos y faltos de cualquier mínima dosis de creatividad, concepto que les da pánico. Va pidiendo paso y cada vez de forma más progresiva hacia una arquitectura de compromiso social, enfocada en el buen gusto, la armonía, la coherencia, la confortabilidad y por supuesto la habitilidad, fin último de cualquier edificación. La arquitectura y la construcción conforman los entornos en los que vivimos y desarrollamos la mayor parte de nuestro tiempo, por tanto es prioritario especialmente para los que somos profesionales del sector nuestra plena concienciación acerca del servicio social que desempeñamos en nuestros trabajos y poder transmitir desde la accion este mismo mensaje a la ciudadanía.

Va siendo necesaria una arquitectura que sea más adaptable a las personas que habitamos nuestras casas y las edificaciones en donde se desarrollan. La arquitectura como arte engendrado para ser visto, disfrutado y también habitable ha de ser posible y real para todos. Aplicando dosis de creatividad y de talento arquitectónico obtendremos bellezas en todos los sentidos y aspectos de la vida no sólo para el disfrute de una experiencia vinculante a modo de evento sino como experiencia que se puede vivir y compartir en el desarrollo de la vida diaria, haciendo habitable las edificaciones diseñadas para los usuarios, las personas.

A diferencia del documental si soy y seré partidario del progreso y del avance y desarrollo de cualquier tipo de arte, incluída la arquitectura, siempre que sea con el enfoque puesto en servicio social encaminado a mejorar nuestra calidad y condiciones de vida. Es que sino no existiría el arte, gracias a la investigación e imaginación es posible crear y construir sueños que sean habitables.


miércoles, 29 de enero de 2014

Arquitectura efímera y Marketing de Experiencias


La arquitectura y el arte, haciendo posible la máxima de estar al servicio de la sociedad para su uso y disfrute. Si algo tiene el arte y lo busca en cada acción que acomete es la interacción con el público. Punto este en común que comparte plenamente con la arquitectura, pensada, diseñada y construida para que sus inquilinos y visitantes interaccionen con su espacio dedicado a desarrollar sus vidas. Es pues vital que la arquitectura que construímos esté en plena armonía y coherencia con el devenir diario del desarrollo de nuestras actividades cotidianas, es decir la construcción al servicio de las personas y no al contrario.

La arquitectura es interacción pura, tanto si hablamos de edificaciones, ingeniería, espacios para el recreo o simplemente pequeños o grandes espacios de arquitectura efímera. Aunque mediáticamente se tengan noticias de otro calibre son muchos los arquitectos, técnicos y artistas comprometidos con ésta función interactiva de estas dos especialidades. La búsqueda contínua de una mezcla fusionada en donde el arte del diseño así como el de construir se adaptan a las necesidades al entorno, a la sociedad y a sus propios habitantes.

"Sensing Spaces" es una maravillosa muestra que la Royal Academy of Arts  ha decido crear para que la arquitectura y el arte se pongan al servicio del visitante/usuario y viceversa. Arquitectura y Arte generadores de sensaciones, creando experiencias únicas para compartir y de donde generar nuevos vínculos.

Podría verse como una gran estrategia de Marketing de Experiencias, donde las experiencias vividas, junto a los vínculos generados van a ser los partícipes de la venta de un producto en donde no hay intermediarios y se muestra el producto tal cual es. Y tal vez lo mejor es que sin buscarlo se está haciendo Marketing más incluso que si hubiera sido buscado. Eso es justamente lo que consiguen las experiecias vividas al ser compartidas y generar vínculos. Vender sin proponérselo


miércoles, 15 de enero de 2014

Aprender y jugar de los pequeños detalles

¿Y si transformamos un entorno habitual, cotidiano y rutinario de trabajo en un espacio para aprender desde el juego con los pequeños detalles de piezas y objetos con los que realizamos nuestras tareas diarias y descubrir ese potencial interno tanto del entorno laboral como de los propios trabajadores?

No es una propuesta alocada, de lo que hablamos es de establecer una propuesta real de interacción dentro del tejido interno empresarial, una forma nueva y dinámica de comunicación entre los empleados de cualquier negocio, estableciendo nuevas fórmulas de diálogo entre el hombre y las máquinas. Y ésta interaccón con todas las experiencias que conllevan se trasladarían con su adaptación correspondiente a un nuevo diálogo más dinámico y real con los clientes potenciando el feed back del cual se va alimentando la marca y de donde saldrán nuevas propuestas de productos al servicio social. Estableciendo las bases para crear LoveMarks, en donde gracias al diálogo establecido por el juego el empleado ama su oficio y es capaz de transmitirlo a su público.

La propuesta consiste en buscar una nueva forma de entender los entornos laborales, lejos de su monotonía y mecanicidad habitual y darle unas cuantas vueltas de tuerca y probar a trabajar en entornos diferentes en donde el juego sea la base de aprendizaje y desarrollo del trabajo. Transformar los espacios de trabajo habituales en espacios donde la investigación, el desarrollo y la innovación sean el motor que haga caminar la nave del placer de trabajar. Nadie dijo que la investigación tenga que ser entre tubos de ensayo, probetas, microscopios, etc, existen variadísimas tipologías de espacios de investigación, y con todo seguridad y creo que sin pecar de arrogancia las Artes Escénicas aportan el más divertido y práctico campo de desarrollo profesional y humano.

Será más fácil buscar dentro de nuestro entorno laboral en las oficinas en las que trabajamos cómo es posible hacer de un espacio aciago y sórdido un lugar donde guste trabajar, sé que parece imposible la propuesta, pero no lo es, consiste en empezar a romper estructuras mentales de la vieja escuela y simplemente escuchar nuestro interior. Tod@s quienes hemos desarrollado parte de nuestra vida laboral en empresas hemos pensado una y mil veces; "yo cambiaría, esto, o pondría ésto aquí, o haría esto de un modo más, o aquí no hay nada de luz.... porque ¡Aquí no hay quien pueda trabajar!.

Las personas nos hemos acostumbrado a la monotonía y la mecanicidad en nuestros entornos labores siendo un factor que desencadena a largo plazo productos y atención al cliente de pésima calidad. Y ya casi tod@s sabemos que viene después de ésto. Es hora de construir nuevas estructuras más sociales.